Archivos para octubre, 2009

El sábado 24 de octubre a las 19hs se estará llevando a cabo en Puerto Valle – Hotel de Esteros una degustación de vinos de la Bodega Zuccardi coordinada por el reconocido sommelier Fabricio Portelli, director de la revista El Conocedor. Luego habrá una cena en el restaurant del hotel elaborada por el chef Máximo Porzio, donde se destacarán ingredientes autóctonos en una cocina con fuertes tintes de la región mesopotámica.

El evento estará destinado para huéspedes del hotel y para todas aquellas personas que deseen asistir, sin la necesidad de estar alojados.

La degustación será de los de vinos Z y Q de la Bodega Zuccardi y la nueva línea Alambrado acompañado de un mini tapeo que consistirá en brusquetitas de jamón crudo y rucula, croquetas y pinchos de yacaré, champignones rellenos, empanaditas de queso de cabra y hierbas frescas, y de surubí.

El menú para la cena que presentará el chef de Puerto Valle será de 5 pasos:

Amuse Bouche: Sopa de zanahoria con jengibre

Entrada: Ensalada de yacaré con verdes de la huerta, champignones tomate confitado y vinagreta de tamarindo

Ante principal: Risotto de conejo con hinojo confitado

Principal: Surubí fresco a la plancha con habas, espárragos y papas crocantes con salsa de mango y cilantro

Postre: Pannacota de te fresco con especias y frutas frescas

Café con petit fours

Desde ya agradecemos la presencia del Sr. Fabricio Portelli e invitamos a todos los interesados a comunicarse con al 03786 425 700 o a reservas@hotelpuertovalle.com para confirmar su asistencia.

Para más información:

Puerto Valle – Hotel de Esteros en Hideout Argentina

Puerto Valle  – Hotel de Esteros en Antiqua Natura Argentina

Casas del Huaico: siete casas ubicadas en un valle del faldeo de las Sierras Grandes invitan al más placentero descanso.

Casas del Huaico ofrece al viajero amplias propiedades para alojarse, con parques exclusivos y vistas plenas a las Altas Cumbres y al valle de Traslasierra, dos panoramas de privilegiada belleza en las sierras de Córdoba.

Es posible alojarse en cinco casas y dos cabañas con capacidad de hasta 8 personas, con vastos servicios y comodidades: piscinas, TV satelital, videoteca, biblioteca, juegoteca, desayuno y mucama.

Las cenas y almuerzos se sirven en el restaurante exclusivo para los huéspedes, con cocina de autor inspirada en la carta internacional. Dispone de buena bodega, arte, ambiente celta y un hermoso jardín. Los sábados a la noche y en temporada hay espectáculos en vivo. También se preparan ocasiones especiales en Nochebuena, Reveillon del 31 de diciembre, St. Valentin´s Day, Carnaval y Fiesta de San Patricio. Hay comidas especiales para vegetarianos, macrobióticos y celíacos.

Las casas se encuentran enclavadas en un pequeño valle que goza de un microclima excepcional. 360 días de sol, añosos bosques, senderos bordeados de arroyos cristalinos y las cumbres de Achala que suelen mostrar un paisaje singular con las esporádicas nevadas de otoño, invierno y primavera. En los largos veranos que favorecen al lugarse disfrutan días calurosos y noches frescas. En invierno hay que vivir sus cálidos soles y el rescoldo de los hogares a leña que pueblan de romanticismo a la estadía

Como servicios opcionales se pueden contratar cabalgatas cortas por la zona

También hay salidas, no tan cortas, a las Altas Cumbres o al cerro Champaquí. Hay guías de trekking y mountain bike, avistaje de cóndores y birdwatching en general en un ambiente rico en flora y fauna rampante, con la presencia de más de 80 variedades de pájaros.

Si usted gusta de la observación de flora y fauna, sepa que hay zorros, liebres y vizcachas que viven en libertad en un monte autóctono poblado de algarrobos, molles, chañares, tintitacos y otras especies. Puede observarse abundancia de yuyos serranos y aromáticos.

Cerca hay maravillosos balnearios naturales, como lo son Paso de las Tropas, Los Remansos, río Los Sauces, Niña Paula, Baño de los Dioses, Toro Muerto y Nido del Águila.

Para quienes deseen del golf, a mil metros está el club La Quebrada. Se puede practicar pesca de trucha y pejerreyes, y deportes náuticos sin motor en el lago La Viña, a 5000 mts. Parapente en la ladera de los cerros, escalada y rapel y excursiones exclusivas en 4×4: a Los Túneles, Talampaya, Circuito Estancias Jesuíticas, Patrimonio de la Humanidad, Pampa de Achala, Parque Nacional Quebrada del Condorito y Museo Rocsen.

Se dispone la contratación de transfer desde el Aeropuerto Córdoba o Mina Clavero, ciudad a la cual se puede llegar en transporte terrestre con servicios de cama total-suite, ejecutivo y semicama. En la última ciudad hay actividades nocturnas, teatros, dance, casino Mina Clavero.

El Huaico se encuentra cerca de numerosos sitios de interés. Hay un criadero de truchas a 300 metros y a menos de un kilómetro se encuentra el campo de golf La Quebrada. Sólo bastan hacer 8 kilómetros para llegar al conocido balneario Paso de las Tropas o 10 kilómetros para estar en Nono.

Para más información:

Casas del Huaico en Hideout Argentina

Picaflor y zorzales de Entreloma: Casas del Huaico, Traslasierra, Sierras de Córdoba

Descanso profundo en Traslasierra

*Por Luis Pablo Conalbi Peña y Lillo

La Vid y el vino, nos ofrecen un maravilloso aporte histórico-cultural que nos permite dar cuenta y acreditar los factores que incidieron en una identidad que hoy distingue a una provincia como Mendoza y la impulsa al desarrollo y a pelear por un lugar en este mundo globalizado.

Aprendí a venerar la vid, admirando desde muy chico su rol generoso en la prosperidad

Material, y en la evolución social de Mendoza, a la cual estoy enraizado. Lo único que tenia para dar era sol, un suelo sin igual y caudal de agua cristalina bajando de los Andes, desarrollándola sana para producir en cantidad y calidad optima. Por lo demás la sabemos profundamente arraigada en el corazón de los mendocinos, por que simboliza sus esperanzas y el patrimonio del bienestar común, brindando la posibilidad de mostrarla a la admiración de los de acá y el resto del mundo.

Estas cepas, que dieron origen a esta actividad, luego convertida en industria, fueron traídas por los españoles. Llegando al Virreinato del Perú, y luego pasando por la Capitanía General de Chile, se arraigan en Mendoza. A estas, se las conoce como criollas y fueron ellas las que por siglos rebalsaron los lagares mendocinos con su abundante producción, e hicieron paulatinamente de Mendoza una zona vitivinícola por excelencia.

Puede afirmarse que los primeros viñedos mendocinos se formaron a la vera de los conventos y que en la vecindad de sus claustros solariegos, nacieron las primeras bodegas y destilerías. Fueron sus principales precursores los clérigos, el elenco más ilustrado de la colonización.

La vida de Cuyo se forjó bajo la sombra de estas vides. Encontrándolas en forma de parrales dándole fresca sombra a los patios cuyanos, o plantadas perdiéndose en el horizonte.

El vino se convirtió en la bebida más preciada, en una tierra donde la lluvia era escasa, y el agua para beber dudosa. El vino era higiene, sanidad asegurada. Ya no se trataba de que fuera una bebida para clases altas, y era infaltable en la mesa de cualquier mendocino. Hasta la familia más sencilla tendría su parral, para poder elaborar su vino en casa. De esta manera, el vino, formara parte de la dieta diaria.

Luego, con la modernidad, fueron reemplazadas por las llamadas cepas gringas, vides provenientes de las zonas de Borgoña, Burdeos, la Champagne, regiones italianas y otras regiones europeas. La industria comienza un camino de modernización y refinamiento. Con el correr del tiempo, esta se convirtió en sustento económico de muchas familias, permitiendo la capitalización, la proyección y construcción de obras hidráulicas importantísimas, que permitirían ampliar y mejorar la calidad de los cultivos.

Deja de ser una simple bebida y se transforma en un alimento; descubriendo hoy sus bondades como antioxidante y sus beneficios para problemas cardíacos. En la actualidad, muchos hoteles y spa de lujo utilizan su materia prima para tratamientos relacionados con la salud y el tratamiento holístico.

Una mesa sin vino, seguirá siendo lúgubre como un día sin sol, pero se puede vivir sin vino, aunque se viva desgraciadamente.

El Génesis nos habla del origen divino de la vid, al situar la viña del Señor en el paraíso terrenal. Desde un principio el vino se encuentra con nosotros y transitó junto al hombre en todas sus conquistas, alentando tropas, celebrando, alimentando, inspirando, prediciendo a través de la voz de los profetas, y a veces envenenando.

Noé la salva de la devastación diluviana amparándola en su arca.

El correr de la historia evidencia que la vid es la planta más humana y más codiciada por el hombre desde todos los tiempo. Precisamente por la utilidad de su fruto que nos proporciona el mejor de los alimentos y la más sana y mística de las bebidas.

De allí, que la vid fuese siempre la elegida por los conquistadores, para llevarla consigo y arraigarla junto a sus conquistas y fundaciones, venciendo, en algunos casos, a las condiciones más adversas

Luego, el vino será quien haga de embajador y acompañará el desarrollo sociocultural de aquella comarca. La fama de los grandes vinos junto a los hombres y su historia, lo consagran imperecedero por su condición de la mejor de las bebidas y por sobre todo, por ser el más reconfortante de los alimentos del espíritu.

Nadie en lo terrenal supero la jerarquía mística de la vid y el vino.

Todos los hechos relacionados con la historia del vino han sido inspiradores, e interpretados por los más variados artistas de todos los tiempos, en concepciones líricas, literarias, pictóricas y escultóricas.

Jamás hubo un poeta enemigo del vino, ni creo que lo haya habido. No nos extrañemos encontrar el vino junto a cada paso dado por el hombre; en la mesa de todos los días, celebraciones importantes, o en la soledad e intimidad de nuestra alma.

El vino es la obra admirable del sol, de la tierra y finalmente del hombre. Un gran vino solo se obtiene de zonas con luz radiante y suelos con buen drenaje como Mendoza.

Ningún otro cultivo, pudo ofrecerle a la tierra, el aprovechamiento optimo de los ríos de la cordillera de los Andes, por medio de obras hidráulicas fantásticas construidas en épocas donde la imaginación y las ganas, eran la herramienta más valiosa; claro que el vino compensó con creses la inversión realizada.

Esta magnífica conquista lograda a base de sacrificios y afanes de distintas generaciones, trajo prosperidad, y algo único, nuestra identidad. Esto nos identificará dentro de un mundo en permanente ebullición y fuertes vientos de cambio.

Conalbi Grinberg Casa Vinícola en Antiqua Natura Argentina

Conalbi Grinberg Casa Vinícola en Hideout Argentina

Conalbi Grinberg: la exclusividad de una casa vinícola mendocina

Entre las 10 y las 18 horas del miércoles 14 de octubre, en el Hotel Panamericano de la ciudad de Buenos Aires, se llevará a cabo el Workshop del Iberá, en el cual se mostrará la principal oferta de ese exótico destino de Argentina.

Está previsto que a la hora 11, en el salón “Los Jardines” de ese establecimiento hotelero porteño ubicado en Carlos Pellegrini 551, se lleva a cabo una conferencia de prensa, la cual será presidida por Valeria Verdaguer, presidenta de la Cámara de Turismo del Iberá, quien estará acompañada por Facundo Palma, subsecretario de Turismo de la provincia de Corrientes.

Este evento es organizado por la Secretaría de Turismo de la Provincia, la Reserva Provincial y la Cámara de Turismo del Iberá con el objetivo de presentar la oferta de servicios turísticos en la zona del Iberá.

Las actividades están dirigidas en al público en general, y en particular a las agencias de turismo, al Cuerpo Consular, las organizaciones ambientalistas y los medios de prensa.

Esteros del Iberá: un destino a lo grande

No importa cuál sea la época del año, los esteros del Iberá desbordan de vida. La flora explota en mil colores y la fauna muestra su variedad más generosa. Allí no hay temporadas altas ni bajas pues todo el año es oportuno de conocer.

Algunos números ilustran el panorama: allí conviven 1.400 especies de plantas, 25 de mariposas, 350 de aves, 125 de peces, 60 de mamíferos, 40 de anfibios y 60 de reptiles.

Los esteros constituyen el territorio de la serpiente más larga de Argentina, la boa constrictora cariyú, de 7 metros; también del mayor cánido del continente, el aguará guazú, de 1,70 metros de largo; y del roedor más pesado del mundo, el carpincho, de 75 kilos.

Este es el territorio del ciervo más grande de Sudamérica, el de los pantanos, de 2 metros de longitud; del mono carayá, el más grande de América y el más ruidoso del mundo (consultar libro Guinnes) y del máximo anfibio del país, el sapo cururu, de 20 centímetros, que no sólo come insectos sino también aves.

En los esteros todo parece supremo, incluso la experiencia turística: circuitos de trekking, programas de birdwatching, cabalgatas, paseos náuticos y un ambiente de hospitalidad cálida y amistosa.

Para acceder hay distintas posibilidades: se puede llegar desde Posadas, capital de la provincia de Misiones, o bien desde Mercedes. Desde aquí se llega Carlos Pellegrini, sobre la costa de la laguna Iberá. Desde las localidades de Ituzaingó y Gobernador Virasoro se accede a otras lagunas: Valle, Galarza y De Luna.

Nuestros alojamientos en los Esteros:

Posadas de los lapachos

Rincón del Socorro

Estancia San Alonso

Posada Ypa Sapukai

Posada de la laguna

Hostería Ñande Retá

PuertoValle