Archivos de la categoría ‘Buenos Aires’

bruma

Organizar una salida embarcada tiene todo un atractivo muy especial. Embarcar en una vieja chata restaurada allí donde el Tigre o Delta del Paraná da paso al gran estuario del Río de la Plata, es ir un poco más allá.

Auque la experiencia tenga personalidad propia, por su serenidad puede compararse a los peniches franceses o a los narrow boats ingleses; y por la aventura, a las travesías fluviales del Mississippi.

Bruma es una vieja barcaza transportadora de troncos típica del Delta perfectamente restaurada por sus propietarios, quienes han conservado intacto ese aire nostálgico que le ha dado el grandioso Río de la Plata.

Construida en madera de lapacho, ha sido puesta a punto para recibir a sus huéspedes con excelentes comodidades. Tiene un camarote en proa y dos comedores: uno interno para 8 pasajeros sentados y otro en la popa -con parrilla- para comer al aire libre pero bajo techo, con capacidad para 12 pasajeros sentados; 2 baños y cocina.

Además tiene una biblioteca y un amplio solarium donde relajarse y descansar. Puede transportar hasta 20 huéspedes y llevarlos a navegar el Delta en programas de día, noche o travesías All Inclusive.

Un andar pausado y tranquilo da lugar a la conversación, al deleite gastronómico y al romanticismo, en un constante marco de disfrute de la naturaleza. Todo a media hora de la ciudad de Buenos Aires.

Sólo basta un suspiro para dejar el ajetreo urbano y adentrarse a la reserva de biosfera en inolvidables planes de escapadas familiares, paseos turísticos o placenteras celebraciones sociales.

Con un marcado estilo slow, el Bruma parte y comienza la tranquilidad, el sosiego de un mundo de islas, pajonales, bosques de ceibos, totorales y juncales habitados por diversas especies de aves, como la pava de monte, carpinchos, ciervos y lobitos de río.

A bordo acontecen momentos de exploración y descubrimiento, pero también de charla y contemplación. Rosana y Carlos, los anfitriones, sabrán encontrar el punto de la situación a cada paso del pausado andar.

Mientras, los aromas de las verduras y las carnes puestas a cocinar a la parrilla harán descorchar un buen Malbec para compartir el asado y brindar sobre las aguas que vienen de las entrañas de la América del Sur.

Bruma dispone confortables camarotes listos para el descanso y el sueño apacible. Los espíritus aventureros optarán por una salida en semi-rígido entre los arroyos más recónditos del Delta. Este gomón también se alquila por hora y con capitán.

Posiblemente los sorprenda la media tarde con una tabla de quesos y fiambres. Quizás la noche, con una cita de a dos, en medio de una selva, bajo las estrellas, regocijando el corazón y brindando por la vida.