Posts etiquetados ‘travesias 4 x 4’

A orillas del arroyo Los Sauces, a cinco kilómetros de Villa General Belgrano, Posada Quellen se muestra como un sitio protagonista del idílico entorno serrano del que forma parte.

La posada domina en un parque natural de dos hectáreas regadas por vertientes de agua pura y beneficiadas por la brisa que siempre baja fresca de la serranía trayendo aire sano y limpio.

Los sonidos del agua, el canto de los pájaros, el apacible paisaje y los aromas de las hierbas silvestres recrean un ambiente de tranquilidad y alegría que trasunta a la hospitalidad.

Quellen recibe en unas instalaciones muy confortables y dispone para sus huéspedes una hospitalidad basada en la cordialidad en el trato y la calidad de los servicios.

En la posada se pueden tomar unos reconfortantes masajes corporales y disfrutar el agua de las piscinas, una de ellas especialmente adecuada para niños.

Las habitaciones gozan de inmejorable vista a las sierras y el arroyo, balcón, calefacción, ventilador de techo, TV satelital, frigobar, servicio de mucama y baño privado con secador de cabello.

En la posada se brinda desayuno buffet, cocheras cubiertas, internet WiFi y un cómodo estar, hogar a leña y tres amplios livings.

Los ambientes han sido muy bien decorados con colores que estimulan una agradable estadía. Pisos cerámicos de calidad, techos de madera, agradable ropa de blanco y mucha madera, combina todo a la perfección con las sierras que se ven en generosos ventanales.

Con 150 metros sobre la costa del arroyo El Sauce, la posada se encuentra muy bien ubicada para disfrutar la naturaleza de las sierras y realizar todas las actividades que se ofrecen localmente.

Carpinteros, horneros, cacholotes, chincheros, calandrias, benteveos, jilgueros, picabuey , palomas, tordos (renegridos), ratonas, picaflores, pirinchos (urracas), teros, cotorras, chingolos zorzales (mirlos) brindan al visitante momentos de regocijo muy cerca de las instalaciones. Más tímidos, adentro del bosque, es posible también algún encuentro con las tacuarias azules, los hermosos sietecolores o naranjeros y los grandes jotes, son algunas de las especies de alados que visitan los árboles aledaños a las cabañas.

Desde aquí se puede disfrutar la enorme actividad cultural de Villa General Belgrano. Un fácil y cercano acceso a la excelente gastronomía centro europea que se distribuye en todo el pueblo, y al centro donde se realizan concurridas fiestas regionales, la de la cerveza y del chocolate alpino, entre otras.

La Villa es un excelente punto de partida para realizar una infinidad de recorridos en los que abundan playitas de ríos, arroyos o lagos, a pleno sol o bajo la sombra acogedora de arboledas autóctonas y de bellas coníferas.

También hay una enorme variedad de actividades náuticas que se pueden hacer en el Dique Los Molinos, a muy pocos kilómetros de distancia.

En la zona es posible hacer cabalgatas, mountain Bike, trekking y excursiones en su vehículo o en unidades de doble tracción por las Sierras Grandes y Sierras Chicas a través de extensos pinares; también pesca deportiva en lagos y ríos de aguas cristalinas o vuelos en avioneta.

Para más info:

Posada Quellen en Hideout Argentina

Vivir en los árboles: esa es la propuesta. Unas encantadoras cabañas y un club house ubicados en la ladera un cerro otorgan al viajero una posición privilegiada para vivir la selva misionera en su corazón latente: donde el sol alimenta la vida, donde anidan los pájaros, donde los sonidos de la tierra se aquietan resurgiendo una realidad fuera de lo común. Abajo el arroyo Paraíso, el embarcadero, y a 30 kilómetros, los grandiosos Saltos del Moconá.

Adentro de las cabañas el gusto de una una decoración exquisita, el juego del arquitecto con maderas de diferentes densidades, texturas y colores y el confort de la alta hotelería. Una gastronomía destacada y un menú de actividades de lo más completo. Muy recomendable.

Dentro de la reserva de Biosfera Yaboti y con embarcadero propio a la excursión a los Saltos del Moconá, Yucuma se posiciona como una opción ideal para vivir a pleno la selva misionera y adentrarse al fantástico mundo de VIVIR EN LOS ÁRBOLES, UNA VEZ EN LA VIDA. El Lodge se despliega dentro de 110 hectáreas y un conjunto habitacional compuesto por un gran Club House de 450 m2 y una serie de amplias y cálidas Cabañas Suite individuales dispuestas a todo confort. Son suites monoambientes de 60 M2 y suites de dos dormitorios de 86 M2, cada una está construida con madera de árbol nativo diferente, las cabañas se encuentra separadas a 40 Mts. unas de otras brindado máxima privacidad a nuestros huéspedes.

La construcción conjuga algo de arquitectura, artesanía e ingeniería. La disposición en altura suma belleza a la construcción. Sus techos se destacan por sus tejuelas de maderas cortadas a mano. Los ambientes son cálidos y amplios, al igual que las galerías cubiertas y sus decks, donde se han dispuesto hamacas paraguayas y acogedores sillones. Las cabañas cuentan con sommier king size y twing, sábanas de algodón egipcio y edredones, hogares de piedra, estar con sillones, vestidores y cofres de seguridad, cómodos y amplios baños con grandes ventanales que miran a la selva, hacen a los encantos de las cabañas.

El Club House es el lugar de reunión. Tiene una excelente vista panorámica a la selva, área de lectura, decks y pérgolas, Snack bar, Sala de juegos, Resto con terrazas para las comidas y las recepciones. El Restó “El Jangadero” es un lugar para disfrutar a pleno. Frutas y verduras con productos orgánicos que se cosechan en la huerta del establecimiento, carnes, pescados y pastas caseras, panes elaborados en hornos de barro, dulces caseros. Todo combina a la perfección con un ambiente íntimo, con el murmullo del río y la frescura de la selva. Para los momentos de la charla distendida, el Snack bar “Correderas”es el lugar indicado. Allí se disfruta al máximo una copa de vino, un trago especial, el tapeo y las picadas.

El relax, la contemplación y la aventura definen la estadía en este Lodge donde la selva inspira con su fuerza y energía los más completos programas de actividades outdoors. Trekking por los senderos de la selva, visitas a los saltos y cascadas cercanos, avistaje de aves desde las galerías mismas de las cabañas, safaris fotográficos, zambullidas en el arroyo, paseos en caico (canoa guaraní), travesía en carros tirados por bueyes, travesías 4×4, paseos náuticos en el río Uruguay, visitas interpretativas a las aldeas aborígenes guaraníes y safaris de pesca en ríos pedregosos.

Para más info:

Yucuma Lodge en Hideout Argentina

Yucuma Lodge en Antiqua Natura Argentina

En San Javier, al pié del cerro Champaquí, que es la máxima altura de las sierras de Córdoba con sus 2790 metros, y con un clima extraordinario, Casa de Campo Las Jarillas recibe a sus huéspedes brindándoles su cálido alojamiento en tres confortables cabañas para cuatro personas, cada una con su propia pileta.

Tienen un dormitorio con cama doble y dos camas en el estar, TV satelital, ventilador de techo y calefacción, ropa blanca, mucama, parrilla, cochera, galería con mesa y sillas, cocina completa y living comedor con hermosas vistas.

Las Jarillas rescata la magnífica hermosura del entorno y combina armoniosamente con una arquitectura de reminiscencias antiguas y típicas.

Se trata de una casa de familia devenida en alojamiento turístico. Las Jarillas es el resultado del sueño de sus propietarios. “Tanta belleza era para ser compartida” comenta Anali Bouzas dejando llevar su mirada al Champaquí que gobierna el entorno.

Las cabañas son ideales para las familias que desean tomar sus vacaciones conservando la intimidad del hogar.

Aquellos que desean despreocuparse por los niños, verán aquí un lugar soñado para el descanso. Las cabañas tienen comodidades para alojar a los niños, incluso cada una cuenta con su propia pileta, iluminada y cercada.

Y los que prefieran el silencio y la tranquilidad, podrán optar por una adorable hostería llena de detalles.

Hay excelentes programas de trekking, cabalgatas, travesías 4×4, golf y cursos de doma india. Una agenda tan increíble como apasionante.

Las Jarillas cuenta con sus propios viñedos y una productiva bodega donde poder compartir las etapas del proceso de producción de vinos y cervezas artesanales.

El Vino Noble de San Javier llega a la mesa tras un cuidadoso proceso que se inicia en el cuidado manual de la vendimia. Desde el comienzo al fin, los huéspedes de Las Jarillas, todos, invitados a concurrir.

Para más info:

Cabañas Las jarillas en Hideout Argentina

Destino San Javier en Hideout Argentina

La Promoción Apertura de la temporada invernal:

AVISTAJE DE BALLENAS EN PENÍNSULA DE VALDÉS GRATIS

SÓLO EN FARO PUNTA DELGADA


3 Noches de alojamiento – Desayuno y Cenas a la Carta – Visitas Guiadas a los Apostaderos de Elefantes Marinos – Cabalgatas Guiadas – Trekking por el Campo – Excursión en Land Rover Defender 4×4 dentro de la estancia – Observación Astronómica Nocturna – Observación de Fauna Esteparia – Acceso al Faro – Paseos en Bicicletas –  Avistaje Embarcado de Ballenas

USD 309, por personas en base doble.

Menores de 12: USD 231 (en habitación ocupada solo por menores)

Válido desde 1 de julio al 31 de agosto de 2010

El Avistaje de Ballenas gratis es para dos por habitación, en embarcación regular con salida desde Puerto Pirámide, sin incluir el servicio de transporte terrestre hasta Puerto Pirámides.

El 1 de julio, Faro Punta Delgada abrirá las puertas de su hotel de campo y con ellas las más maravillosas posibilidades de vivir a pleno la mayor aventura en la Península de Valdés.

En la misma época en que las ballenas francas comienzan a poblar las costas de la Patagonia, con una paseo embarcado de avistaje gratis, un regalo de apertura de temporada que podrá tomarse hasta el 30 de agosto de 2010.

Faro Punta Delgada tiene dispuesta su cálida recepción allí donde el paisaje del fin del mundo muestra su belleza infinita e indomable, donde la Patagonia seduce al foráneo con todo su esplendor.

Es éste un lugar donde su historia y su magia tienen referentes reales al por mayor. Su nombre viene dado, precisamente, por el faro que aún, con sus 100 años de existencia, llena de vida las noches solitarias de la costa atlántica, tal como lo hizo desde que fue instalado por la Armada Argentina.

Es de tener en cuenta que el hotel ha sido montado en las instalaciones que otrora fueron sede del casino de la marina nacional así como del Correo Argentino, donde ahora el huésped disfruta un pleno confort en 27 acogedoras habitaciones decoradas con sobriedad y con muy buen gusto, atendiendo a los detalles y necesidades de la estadía.

En un paisaje tan desolado contrasta también el pub de Faro Punta Delgada, un sitio donde se vive un ambiente ideal de encuentro, charla y diversión; tomar una cerveza, un whisky o un aperitivo, jugar al pool, las cartas o los dados, o compartir una partida de naipes, todo es una buena excusa para compartir las vivencias de la jornada o programar un mañana lleno de aventura y pasión.

En otro cuerpo se abre un elegante restaurante donde siempre habrá oportunidad de saborear la exclusividad del cordero patagónico preparado en variedad de técnicas, siempre con inspiración netamente casera.

Si el turista desea conocer un punto neurálgico de la gastronomía argentina, es este un buen sitio. Bien vale mencionar la carta de vinos y otros manjares elaborados con valoración por lo local.

Un punto que debe tenerse en cuenta a la hora de elegir el hospedaje es que Faro Punta Delgada cuenta con campos donde se ejecutan labores rurales portadoras de una experiencia única: salir al campo montado en uno de los caballos criollos a presenciar la tarea ganadera de cría de ovejas, corderos, carneros y capones en estos inmensos paisajes esteparios es una vivencia que, de rigor, debe tenerse.

Luego será preciso, si se quiere en la misma salida, bajar a la costa, presenciar los acantilados, observar las grutas e inmiscuirse en la entrañable vida que florece por donde se mire.

Quizás sea el momento ideal para tomar contacto con la única colonia continental de elefantes marinos a la que se pueda asistir. Si la experiencia acontece cuando el atardecer vuelve la vida en color de rosa, se habrá sido parte de uno de los espectáculos más nobles con que la naturaleza pueda agasajar a la percepción humana.

Vivir Valdés en Faro Punta Delgada: una experiencia exclusiva

Es de tener en cuenta que las ballenas, los pingüinos y las orcas buscan refugio en sitios alejados de la estancia, pero podrán avistarse con servicios especiales que pueden contratarse en Punta Delgada.

Por ejemplo, desde allí se podrá asistir a la Estancia San Lorenzo, que alberga una colonia de pingüinos de Magallanes con más de 120 mil individuos; el trayecto es magnífico pues también se pueden observar, en el camino, orcas y ballenas. Para éstas también hay salidas hasta Puerto Pirámides, donde también hay oportunidad para el buceo.

Otro episodio de Punta Delgada es la observación e interpretación de las estrellas.

El trekking panorámico forma parte de la vida que puede darse uno en este lugar. Seis kilómetros de playa en acantilados de hasta 70 metros, convierten al paseo en una vidriera de belleza casi extravagante; si además la experiencia se hace con un guía especializado, se podrán observar los vestigios de los antiguos habitantes indígenas así como restos de animales que vivieron hace 20 millones de años.

Paseos 4×4, cabalgatas, buceo y observación de flora y fauna, forman parte del encanto que puede obtenerse de este Destacado de Antiqua Natura Argentina.

Para más info:

Faro Punta Delgada en Hideout Argentina

Faro Punta Delgada en Antiqua Natura Argentina

Gustavo Castaing, creador de Don Enrique Lodge, recibe el premio Lugares.

Don Enrique Lodge, un Alojamiento Hideout ubicado propiamente en el corazón de la selva misionera, se hizo acreedor del Premio Revista Lugares en la codiciada categoría de “Posadas y Pequeños Hoteles”. Esto ocurrió en la octava entrega de la premiación que, como cada año, pone en el tapete a los destacados del sector turístico.

Este año, que coincidió con el Vigésimo Aniversario de la revista, las otras categorías fueron: Museos, Hoteles de Lujo, Pequeñas Empresas y Guías de Aventura, Gourmet, Fincas & Estancias, Actividades y Personajes.

Don Enrique Lodge forma parte del elenco de Alojamientos Destacados de Antiqua Natura Argentina, cualidad que se fundamenta en las virtudes del establecimiento que lo hacen protagonista de la experiencia de viaje de sus huéspedes.

Un atento cuidado a la preservación de un medioambiente sensible cuya prosperidad depende básicamente de la actividad turística; una arquitectura generosa con el disfrute del entorno; una gastronomía gourmet basada en la huerta propia, y una agenda de actividades dispuesta para abordar en diferentes modalidades todo lo que la selva tiene por ofrecer, todo dibuja a las claras el valor del lugar.

Bachi Scheffler, Rosa y Gustavo Castaing, de Don Enrique Lodge.

Don Enrique Lodge, un Alojamiento Hideout ubicado propiamente en el corazón de la selva misionera, se hizo acreedor del Premio Revista Lugares en la codiciada categoría de “Posadas y Pequeños Hoteles”. Esto ocurrió en la octava entrega de la premiación que, como cada año, pone en el tapete a los destacados del sector turístico.

Este año, que coincidió con el Vigésimo Aniversario de la revista, las otras categorías fueron: Museos, Hoteles de Lujo, Pequeñas Empresas y Guías de Aventura, Gourmet, Fincas & Estancias, Actividades y Personajes.

Don Enrique Lodge forma parte del elenco de Alojamientos Destacados de Antiqua Natura Argentina, cualidad que se fundamenta en las virtudes del establecimiento que lo hacen protagonista de la experiencia de viaje de sus huéspedes.

Un atento cuidado a la preservación de un medioambiente sensible cuya prosperidad depende básicamente de la actividad turística; una arquitectura generosa con el disfrute del entorno; una gastronomía gourmet basada en la huerta propia, y una agenda de actividades dispuesta para abordar en diferentes modalidades todo lo que la selva tiene por ofrecer, todo dibuja a las claras el valor del lugar.

Don Enrique Lodge

Don Enrique es un pequeño y muy íntimo lodge selvático ubicado en el Paraje La Bonita, sobre la margen sur de la Reserva de Biosfera Yabotí, muy cerca de la población de El Soberbio, donde la provincia argentina de Misiones se comunica con el Brasil a través de un pueblerino paso fronterizo.

Sus cabañas de madera y piedra tienen bajada a las tranquilas y transparentes aguas de arroyo Paraíso, cuyo nombre anticipa la verdadera naturaleza de este lugar. Es una experiencia incomparable tomar posición en este sorprendente alojamiento para ponerse en íntima relación con la selva.

Una acabada agenda de actividades hace posible tener diferentes vivencias para volver a casa con la sensación de haberlo vivido todo: paseos en bicicleta, travesías 4×4, navegación en caicos, gomones para recorrer el Paraíso, circuitos de trekking para desnudar recovecos secretos de la selva y excursiones a los saltos del Moconá.

Don Enrique Lodge se encuentra ubicado en la llamada región de los saltos y cascadas. Es posible llegar a las Cataratas del Iguazú transitando 290 kilómetros, pero uno de los platos fuertes de la propuesta es llegar en embarcación a los saltos del Moconá.

Ese es un accidente geográfico que maravilla a sus visitantes porque, a lo largo de tres kilómetros, el majestuoso río Uruguay se parte longitudinalmente provocando unas caídas de agua que se presentan ante los ojos como una verdadera puesta de escena natural.

Otro capítulo de una estadía en Don Enrique Lodge es inmiscuirse en la vida de la reserva Yabotí, que guarda 253 mil hectáreas de biodiversidad, incluyendo las que pertenecen al parque provincial de los Saltos del Moconá.

Don Enrique Lodge ofrece a sus huéspedes salir a recorrer esta espesura caminando con visitas guiadas o bien en 4×4, hasta llegar a la aldea guaraní Pindo Potí. Allí se podrá realizar una salida al monte junto a los nativos, aprendiendo sobre sus métodos de caza y otros sustentos de vida de un pueblo que lucha por mantener su identidad.

n mangrullo de 10 metros de altura denuncia que la actividad de avistaje de aves es fundamental en Don Enrique Lodge. Es de tener en cuenta que la selva es muy prolífera en materia de avifauna, pero también de difícil acceso para la observación.

En tal caso bien vienen unas buenas instalaciones que permitan un cómodo reposo para esperar, tranquilo, la presencia de las aves. Las circuitos en trekking y los paseos embarcados por el río, cuyas aguas transcurren entre una selva en galería, facilitan, y en mucho, esta apasionante actividad, aún para los menos entendidos.

Don Enrique Lodge dispone unas hermosas cabañas para el alojamiento, separadas unas de otras con la debida distancias necesaria para proteger la intimidad. Y no sólo eso.

La arquitectura, de aspecto rústico y sensual, es permeable a la belleza natural que viene del entorno inmediato. Ventanas que se topan con la espesura de la selva, galerías con deks volados al río y hamacas dispuestas para el descanso y la contemplación, hogar a leña, sillones y baños con grandes ventanales.

Luego vienen los detalles: fanales para alumbrar con velas, mesas dispuestas para un desayuno tranquilo, pisos de maderas lustradas, tejidos de cuidada coloración, muebles con corteza de árbol, cortinados, y una atención privilegiada.

El buen gusto prima ante los lujos. Tal parece que, a manos de los descendientes de don Enrique Castaing, se ha logrado valorar la calidez y una decoración que apunta más a la intimidad, el detalle bien puesto y la armonía.

Piedra y madera, aromas, texturas, nada sale de una sinfonía bien lograda, como inspirada en el paisaje, algo que se reitera en el house donde se sirve una exquisita gastronomía provista en la huerta que es propia.

Desayunos con zumos exprimidos, dulces caseros y frutas frescas, cenas tranquilas que avanzan hasta la noche madura y una matera donde disfrutar el calor de la llama, la buena compañía y la amena conversación.

Sosiego, aventura, relax. Un mundo de sensaciones. Un deleite para la vida.

Para más info:

Don Enrique Lodge en Hideout Argentina

Don Enrique Lodge en Antiqua Natura Argentina

En la plenitud de la Región de las Cascadas de la exuberante Selva Paranaense, un lodge absolutamente mimetizado con un entorno natural fascinante. Maderas y cañas autóctonas, muebles artesanales, adornos aborígenes, atención personalizada y 50 hectáreas de reserva a disposición de sus huéspedes son algunas de su características.

Birdwatching, trekking y visita a los saltos, avistaje de flora y fauna, caminatas guiadas al Parque Provincial Salto Encantado, rappel, mountain bike, cabalgatas, travesías 4×4 y visitas a los campos yerbateros se ofrecen como actividades para vivir esta maravillosa experiencia en una de las selvas sudamericanas más generosas con la aventura. edes son algunas de su características.

Para más info:

Tacuapí Lodge en Hideout Argentina

Tacuapí Lodge en Antiqua Natura Argentina

Bahía Bustamante pone a disposición de sus huéspedes una propuesta turística ocurrente, osada, completa y cautivante.

En las costas de Chubut, entre Comodoro Rivadavia y Trelew, sobre la costa norte del Golfo San Jorge, 80 mil hectáreas de tierras con 70 Km. de costa con una biodiversidad asombrosa, un bosque petrificado de 65 millones de años, vestigios de la civilización tehuelche, producción agropecuaria, cultivo de mejillones y recolección de algas: Son esos algunos de los episodios que pueden vivirse en este apartado de la Patagonia argentina.

Bahía Bustamante sorprende desde el momento mismo en que se sabe de ella, ¿o de él? . Es que Bahía Bustamante es un pueblo que, a la vez, es una estancia. Y viceversa, es una estancia que, a la vez es un pueblo. A los efectos expresivos, la realidad admite cualquiera de las dos acepciones.

Es una estancia patagónica que tiene vida de pueblo y abrió al turismo la posibilidad de un exclusivo alojamiento dispensado en seis casas ubicadas tras una calle costara. Al frente, el océano Atlántico Sur; atrás, la maravillosa estepa y su inagotable diversidad.

Paisajes deslumbrantes, pingüineras, apostaderos de lobos marinos y una buena variedad de aves combinan perfectamente con la vida productiva de este pueblo dedicado a la producción alguera, el cultivo de mejillones y la ganadería ovina, sustentos de vida para medio centenar de lugareños.

Las casas han reciclado valorando la comodidad y el confort. Hay capacidad para 16 personas. Cuentan con 2 habitaciones dobles, baño completo, living, cocina, calefacción, agua caliente y terraza con vista al océano.

Se brinda pensión completa en la antigua proveeduría, ahora reacondicionada, donde se ofrecen menús basados en la gastronomía local, en la cual no faltan las algas marinas, deliciosos pescados, mariscos, la carne de guanaco y, claro está, el famoso cordero patagónico.

Nada mejor que las palabras de uno de los dueños de Bahía Bustamante, Matías Soriano, quien comparte la belleza de su propiedad con su hermano Gonzalo, para garantizar la esencia de lo que encontrarán los huéspedes:

“70.000 hectáreas de campos y 70 kilómetros de costa exclusivamente para ellos, donde van a estar con toda la fauna que nos rodea, sin alambrados, el bosque en estado absolutamente virgen, playas de arenas blancas donde contrastan hermosas rocas coloradas y un mar infinitamente azul; de noche el cielo austral se brinda intensamente estrellado, un efecto que se refuerza cuando apagamos la luz. Per eso incorporamos un telescopio astronómico. No se van a cruzar con otra camioneta con turistas, sólo los huéspedes de Bahía Bustamante tienen a disposición estos recursos. Simplemente damos a quienes nos visitan la posibilidad de vivir lo que nosotros hacíamos en nuestra infancia. Créanme que es un paraíso”.

Estancia Bahía Bustamante

Esta vieja estancia se ubica sobre el kilómetro 1674 de la RN 3, 90 Km. al sur de Camarones, entre Comodoro Rivadavia y Trelew.

Ofrece alojamiento en seis casas completamente recicladas, ubicadas sobre la costa, con 2 habitaciones dobles, baño completo, living, cocina, calefacción, agua caliente y terraza.

Se brinda pensión es completa en la Proveeduría donde ofrecen menús basados en las algas marinas, pescados, mariscos y cordero patagónico.

Allí también funciona la Pulpería con pool, ping-pong, metegol y sapo, mientras que el Bar & Living invita a la lectura y la contemplación del mar a través de grandes ventanales, al resguardo del viento.

Una biblioteca contiene los trabajos que año a año van dejando los biólogos. En la barra se sirven tragos para acompañar campeonatos de truco o poker que a veces se extienden a altas horas de la noche.

Hay cabalgatas, mountain bike, trekking, birdwatching, pesca, tareas rurales de cría ovina, observación de fauna, excursiones a las estancias vecinas, paseos de observación de ballenas y reconocimiento de los bosques petrificados.

Se realiza un cabal conocimiento de las tareas de cultivo del mejillón y de las algas marinas.

Pueblo & Estancia

Bahía Bustamante es una estancia porque es una unidad productiva. Y es pueblo porque en ella viven y trabajan personas. Allí la gente se dedica a la producción de algas marinas. Y se jactan, orgullosos, de ser el único pueblo alguero del mundo. Los huéspedes pueden compartir esta actividad. Es especialmente motivante el paseo en lancha sobre las praderas de algas marinas cruzando embarcaciones dedicadas a la cosecha de estos productos.

También se producen varios tipos de gomas y lo que es toda una tracción es el cultivo del mejillón del plata de altísima calidad ya que se utiliza el método de línea superficial que asegura un bivalvo de buen tamaño y muy limpio compitiendo muy bien con los mejores importados. Además, las cualidades sanitarias son únicas porque el centro urbano más cercano a la cría está a unos 200 kilómetros.

Similar ecuación puede realizarse en cuanto a la cría del cordero patagónico, animales que pastan en un medio orgánico descontaminado asegurándose una calidad de carne de reconocimiento internacional. En Bahía Bustamnte han contratado genetistas y productores australianos y se han incorporado reproductores de las principales cabañas productoras de Soft Rowling Skin que complementa con la producción de lana.

Para más info:

Estancia Bahía Bustamante en Hideout Argentina

Estancia Bahía Bustamante en Antiqua Natura Argentina